El Hábito de la Creatividad

Estas notas corresponden a un libro que tengo hace tiempo de Twyla Tharp. Tharp es una famosa coreografa americana con varios premios (Emmy) en su haber. Creo 130 piezas de danza que se representaron en el Batllet de Nueva Yorlk, la Opera de Paris y el Royal Ballet de Londres. El titulo del post, proviene de su libro: The Creative Habit.creativehabit

No me costo mucho transcribir los post-it adheridos a las paginas del libro y pasarlos en limpio en este post.

El Hábito de la Creatividad

La rutina diaria, de la cual hemos tomado nota varias veces en este blog, es parte integral del proceso creativo. Como es obvio para cualquiera la creatividad no es exclusivo de lo artístico. Gente de negocios, ingenieros que intentan resolver problemas, padres de familia que deben instruir a sus hijos necesitan de ella.

De modo que ser creativo es un trabajo de tiempo completo, con sus propios patrones diarios. Con el tiempo las rutinas se transforman en hábitos. Si la creatividad es un habito, entonces la buena creatividad es producto de los buenos hábitos. 

  • Igor Stravinsky tenia como rutina ejecutar una fuga de Bach cada vez que entraba a su estudio a componer.
  • J.D Bohn dibujo a Ludwin van Beethoven en su rutina de caminatas matutinas para registrar las ideas sobre sus composiciones.
  • Wolfgang Amadeus Mozart confeso a un amigo que, estaba convencido que nunca nadie dedico tanto tiempo a estudiar música. A los 28 años el joven tenia las manos deformadas de la continua practica y ejecución de piezas musicales.

Los rituales pues, constituyen una forma de preparación para el trabajo creativo. Los hábitos que funcionan para algunos lógicamente no tienen porque funcionar para todos. Lo relevante, tal vez, se que el habito invite o provoque la acción.

Siga las Huellas de los Maestros

La creatividad esta relacionada con nuestra capacidad de relacionar hechos, datos, experiencias, sentimientos y recuerdos y conectarnos en formas diferentes. La memoria juega un rol esencial. Muchos novelistas han re-escrito novelas ajenas con el objetivo de detenerse en observar las palabras elegidas por los autores, la construcción de las sentencias y párrafos, la estructura de la historia, etc. Esto es, lógicamente, muy diferente a simplemente leer la novela.

Raymond Chandler el novelista americano que, en 1932, a los 44 años de edad decidió convertirse en escritor de ficción luego de perder su empleo durante la depresión en Estados Unidos admiraba a Ernest Hemmingway . Chandler imitaba el estilo de Hemmingway en todos aquellos aspectos que encontraba geniales.

Marcel Proust dedico doce años a traducir y tomar notas sobre los trabajos del historiador ingles John Ruskin. También imito los estilos de Balzac Flaubert.

En primera instancia, aconsejar seguir las huellas de los maestros en su disciplina o profesión parece ser no muy buena idea en tiempos donde los términos emprendedor, innovación y originalidad están diseminados al punto que pocos deben tener una buena idea de que es lo que están hablando.

Entiendo que el punto es el siguiente: Seguir las huellas de los maestros sirve (y siempre ha servido) para ganar habilidades en el proceso creativo. No es el hecho de la copia o la imitación en si mismo. Piense en los jóvenes estudiantes que asisten a los Museos de Arte y se acomodan de forma tal de imitar las pinceladas de las obras maestras.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: