Leer, Escribir y Pensar – Parte I

Leer, escribir y pensar

Hay algo que tengo ganas de hacer desde hace un tiempo, hablar sobre Leer, escribir y pensar. Este trinomio siempre me pareció que merecería la pena algunas reflexiones en base a lo poco que sé sobre cada uno de los temas.

De alguna manera, entre otras cosas, es lo que he venido haciendo en mi tiempo libre. Como homenaje a los años que pasan, abajo una foto de una charla del año 2011.

Charla-2011

Ahora bien, la obligación de contarlo, esto es, dar una charla para colegas, siempre me parece que genera una obligación importante de revisión y síntesis, de anotar y decir lo esencial.

Los adornos no tienen mayor lugar cuando uno tiene que transmitir una idea de la forma más contundente posible.

Con lo anterior en mente, es que comencé a repasar algunas notas sobre la actividad de leer. Algunas son de post de años anteriores, para otros, fui a revisar los post-it adheridos a los libros.

Comencé por uno del cual escribí aquí antes del libro: Pequeña guía sobre su vida bien leída.

Una vida bien leída

Es muy claro para mí que la devoción por la lectura no solo nos entretiene, sino que nos inspira a hacer cosas nuevas, en ocasiones a realizar cambios significativos en nuestras vidas o a ayudar a otras personas.

Cuantos libros puede leer en su vida o cuantos le faltan leer son siempre la pregunta equivocada. Cuando era más joven me lo pregunté muchas veces.

Lo importante es que está leyendo ahora y que piensa leer mañana. Mitad porque Ud. No sabe cuánto tiempo le queda.

El plan de lectura

En general la gente no tiene un plan de lectura. Pero podemos hacerlo y tomar el control de nuestra vida como lectores. Esta es una forma distinta de ver la actividad de leer y puede llegar a ser impactante en sus resultados y satisfacción personal.

La lista de lectura no es algo que los demás puedan hacer por nosotros. Puede anotar los temas que más le gustaría saber y anotarlos en una lista de libros candidatos. Puede emplear categorías se le parece más conveniente. Al hacerlo también está, de alguna manera, fijándose una meta. Saber más de algo en concreto.

Es como tener dos bibliotecas. Una con los libros que ha leído y otra con los que piensa leer. Tener los libros cerca es una invitación a leerlos; hay cierta inclinación a leerlos cuando los poseemos físicamente. Hoy en día es fácil encontrar libros a precios razonables, por ejemplo, los de segunda mano. También re-ediciones de libros que fueron escritos hace muchos años y desaparecieron de plaza. Un caso que nos atañe es “Como leer un libro”, de 1941.

Sin importar lo muy ocupado que Ud. Pueda estar debe hacerse un tiempo para leer o rendirse a la ignorancia. La lectura produce muy a menudo algo que bien escribió Clifton Fadiman: Traer al consciente aquello que inconscientemente ya sabíamos.

Ahora bien, creo que lo que sigue es importante:

El punto de leer no es, obviamente la lectura en si misma sino en vivir. Porque leer nos hace vivir con mayor apreciación y energía sobre lo que nos rodea. La lectura y la acción son una buena combinación.

¿Cómo obtener más de lo que leemos?

Tanto la pregunta como la respuesta son relevantes. Cualquier cosa que leamos con intensa curiosidad nos da la pista y el modelo de como deberíamos leer siempre.

Lectura Activa

El proponente más destacado sobre la lectura activa es Mortimer Adler. Un mejor lector es aquel que demanda más de sí mismo y del texto que tiene en frente.

No debe comenzar por la primer palabra y continuar hasta el final. Recomienda hacer un preview del libro. Una revisión a 35.000 pies de altura y descender gradualmente. Desde los antecedentes del autor (¿académico?, ¿periodista?, ¿científico?) hasta el índice, bibliografía, tabla de contenidos, etc.

Con esta rápida revisión puede meditar sobre lo que espera aprender del libro.

Si todo lo anterior le parece excesivo creo que se puede ilustrar por complemento. ¿Cuál es el punto de leer libros y recordar poco y nada sobre ellos?.

Palabras finales

La intención de ésta nota es, simplemente, tomar nota de la intención de trabajar sobre este tema. Al hacerlo también me permito registrar, o comenzar a coleccionar mediante notas aquellos libros esenciales que me faltan sobre este asunto.

Algunos ejemplos iniciales para el tópico de la lectura:

  • Nadie acabará con los libros, Umberto Eco
  • Good Reading: A helpful guide for serious readers,
  • How to read a book and why?, Harold Bloom
  • Lewis Carrol, el distinguido profesor de lógica y matemática que escribió Alicia en el país de las maravillas dio una conferencia sobre cómo obtener más de los libros que leemos.

Algunas notas relacionadas que escribí en el blog:

Ud. también está invitado

Si tiene buenas ideas, referencias, anécdotas interesantes, hágamelo saber, recién estoy comenzando. Si lo hace, estará participando de alguna manera de éste esfuerzo.

Puede comentar ésta nota o enviarme un e-mail que figura en la página de inicio del blog.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: