Sobre Preparar Charlas

Esta nota pretende resumir el proceso que he venido siguiendo para preparar algunas de las charlas que he tenido el privilegio de dar en el ámbito del trabajo.

En primera instancia creo haber tenido la humildad y la prudencia necesarias para indicar que no soy un experto en los temas expuestos, tan solo un curioso estudiante de los mismos.

Lo que sigue se puede resumir en los siguiente ítems:

  • Elegir un tema para la charla
  • Use su memoria y anote sus ideas
  • Escriba lo que piensa decir

 Elegir un tema para la charla

La primer decisión relevante es sobre qué hablar. Esto lógicamente depende del contexto, en mi caso, dado que el contexto fue en el ámbito laboral, elegí temas generales que pudieran:

  • Interesarle a la mayor cantidad de gente,
  • Que tuviera una relación directa con el propósito de la organización,
  • Que a mis colegas les pudieran servir de algo

Si me permite ingresar en el fangoso terreno de la confidencia, debo decirle que jamás debe hablar de lo que no sabe. Dicho de otro modo hable de lo que ha leído con atenta curiosidad, aquellas cosas que haya hecho Ud. mismo o sepa como otros lo hacen. Imagine la charla que a Ud. Le gustaría escuchar.

Use su memoria y anote sus ideas

Meditar sobre el conocimiento previo que uno tiene sobre el asunto en cuestión. Esto no es más que recurrir a la memoria de uno para rescatar recuerdos naufragados sobre un tema que nos debe haber generado curiosidad en el pasado.

Tomar una hoja en blanco y anote sus ideas preliminares. Escriba todas las ocurrencias que tenga en secuencia. En mi caso siempre tengo una o dos referencias en libros o ensayos que con seguridad me proporcionaran, a partir de su bibliografía, más referencias que debo leer.

Aquí confecciono habitualmente una lista de compras de los próximos libros a leer relacionados directa o indirectamente con el tema en cuestión.

Examinar posteriormente las notas para ver las relaciones entre los tópicos anotados, su unidad y relación con la pretendida charla. Es probable que esto le parezca trivial, pero considere lo siguiente: A mi criterio, el hecho de como Ud. vincula los temas o recuerda experiencias pasadas, historias o anécdotas es lo que hace que solo Ud. pues crear esa charla.

Escriba lo que piensa decir

Hecho lo anterior, uno puede comenzar a escribir la charla por completo, sin embargo no es lo que yo hago.

Comienzo a escribir pequeñas porciones de las lecturas y las notas que encapsulen una idea que vale la pena contar. En ella ya predispongo elementos adicionales como imágenes que quisiera mostrar, anécdotas o gracias que se me ocurrieron al pensar en la ejecución de la charla en ese punto en particular.

Es impresionante lo que uno puede aprender del trabajo intrínseco a la preparación de una charla. Es muy difícil descubrir por adelantado los puntos que uno necesita profundizar.

No soy un “speaker” internacional. No soy un profesional dabdo charlas, pero he conducido unas cuantas a lo largo de mi carrera. Como siempre, si tiene buenas referencias, lecturas o comentarios déjemelo saber aquí, en el blog.

De alguna manera, dar una charla es un pequeño proyecto. Necesita tiempo, dinero y tiene una fecha límite. Si tiene la suerte de tener una audiencia intelectualmente honesta le harán preguntas o le proporcionaran más ideas, referencias o historias para que Ud. Pueda enriquecer su charla.

Un post relacionado con éste es Aristóteles y una potencial charla

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: