Innovación: Caso Cirque Du Soleil – Pensar lo Opuesto

Esta es la continuación de las notas sobre el libro de Tina Seelig.

El Cirque du Soleil

En el Capitulo 2 se presenta el caso del Circo como ejemplo del poder de retar las asunciones sobre lo que es o como debería ser algo.

En la década de los 80 cuando el negocio de los circos agonizaba debido a que los espectáculos eran ya predecibles, el público mermaba continuamente y tenían en contra a las organizaciones protectoras de animales a Guy Laliberte le pareció el mejor momento para poner uno, de modo que creó el Cirque Du Soleil.

De modo que este canadiense decidió abrir un negocio retando cada cosa que uno asume sobre tal espectáculo.

He aquí algunos ítems:

  • Los tickets de entrada serían caros, no baratos
  • Un sólo espectáculo a la vez, no varios
  • No payasos. No pop (palomitas de maíz)
  • Música acorde, sofisticada, en lugar de música trivial para juegos
  • No hay animales en el circo

cirque_du_soleil_header

De modo que, solamente quedó aquello que se deseaba preservar de un circo, para el resto “se hizo lo opuesto”. He mostrado varias veces aquí esta idea, véase:

Cuando escribí notas sobre Creatividad había recogido unos cuantos ejemplos de la utilidad de “Pensar lo opuesto”  este viene bien a la colección.

Ahora bien, creo que merece anotar que, a mi muy humilde criterio existe una diferencia entre pensar lo opuesto y observaciones que he visto circular por ahí.

Meditar de forma deliberada sobre como hacer lo opuesto a algo y ser hijo de una industria con un modelo de negocio en particular son dos cosas distintas. Me explico a continuación, mientras que el caso del Cirque Du Soleil ejemplifica lo primero, el pensar en que:

  • La compania de taxis mas grande del mundo (Uber) no tiene ningún taxi
  • El proveedor de acomodo no es el dueño de las propriedades (Airbnb)
  • Redes sociales mas grandes no generan contenidos, los usuarios lo hacen (Facebook)
  • Las companias mas grandes de telecomunicaciones no tienen infraestructura (Skype)

ejemplifica para mí lo segundo.

Todos los casos anteriores creo que son hijos de un modelo de negocio y de la nueva economía digital, donde se eliminan intermediarios, pero no que hayan sido concebidas retando las más arraigadas asunciones de una industria o problema.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: