Creatividad: La joven con la perla

Como anoté, estuve mirando Creativity Rules. El Capítulo 1 refiere a la imaginación y cuenta la siguiente historia.

Imagine mirar una pintura por tres horas. Esta es la propuesta de Jennifer Roberts (profesora de historia del arte y arquitectura en la Universidad de Harvard). Es parte de una asignación mayor a los estudiantes, pero el propósito del ejercicio es trivial. Al comienzo se tiene la consternación (por no decir otra cosa) del estudiantado, pero al final, siempre viene la sorpresa, es decir, todo aquello que fueron capaces de observar.

Es hacer tangible el viejo dicho de que mirar no es lo mismo que observar y cosas similares que aplican a todos los sentidos.

La idea no me parece mala, tal vez, yo la hubiera ilustrado de otra manera. De modo que, asociando algunas ideas ajenas mi propuesta abajo.

La Mona Lisa del Norte

Suponga que Ud. esta delante de la mona lisa del norte. «La joven de la perla» es obra del maestro holandés Johannes Vermeer. No sabemos quienes fueron las modelos que posaron y tampoco sabemos mucho de la vida de Vermeer.

Si estuviéramos haciendo el ejercicio de pararnos tres horas observando el cuadro podríamos mirar con detalle no solo las pinceladas al oleo, sino en las posibilidades sobre la identidad de la joven.

En lo que sigue tomo algunas ideas de Tracy Chevalier que puede revisar aquí con el objetivo de ilustrar nuestro punto.

¿Como conoció Vermeer a la joven?. Sabemos que tuvo 11 hijos y también que una de las hijas podía tener 12 años en el momento en el cual se pinta el cuadro.

Esto se ha sugerido ya en el pasado pero presenta algún inconveniente. La intimidad de la mirada y el hecho de que esta con una boca sensual y abierta arroja algunas dudas. Definitivamente seria una representación impropia para la época de su propia hija.

Vermeer vivía en la casa de la madre de su esposa. El pintor no tenia dinero, pero la familia de su parece que tiraba manteca al techo. De nodo que es razonable pensar que podría ser una empleada.  En este ultimo caso la perla representa un problema. Una empleada no podría pagar una joya como esta. De modo que también puede suponerse que la perla era de la esposa del pintor.

Este escenario parece mas comprometedor para Vermeer. Imagine a Caterina (la esposa del pintor) sabiendo que su esposo esta encerrado con la empleada en su estudio durante varios días, largas horas, le encaja las joyas de la mujer a la joven y la pinta con mirada y boca provocativa.

Todo lo anterior, lo puede elucubrar en menos de 10 minutos, imagine en tres horas.

Notas Relacionadas

  • Alguna referencia hicimos al pintor cuando hablamos de mapas.

 

Anuncio publicitario

3 comentarios

  1. Janna Bolriv · · Responder

    Un ejercicio muy bueno para estimular la creatividad!! Es uno de mis favoritos.. pueden surgir ideas geniales para un relato 😀 por ejemplo en Deviantart.com encuentro maravillas !!
    Un saludo.

    1. @janna! Muchas gracias por comentar! Una alegria. Reviso devianart para seguir tu consejo (regreso en 3 horas 😉 ..

      Gran saludo!

      1. Janna Bolriv · ·

        Jajajajajaja 😛

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: