Leonardo: La Batalla de Anghiari

Adquirí un libro de bolsillo (600 paginas) sobre Leonardo da Vinci.  Es una buena biografía de Walter Isacson. Allí nuevamente hay ejemplos notables de las ventajas que ofrece el estudio y el registro sistemático en los cuadernos de notas.

Como es bien sabido, Leonardo fué un grafómano, un anotador compulsivo de pensamientos distinguidos y lista de compras del supermercado.

Durante los días de lectura, tomé nota de algunas que me resultaron curiosas, producto de la ignorancia personal (que comparto aquí). Siempre conviene asignar la falta de conocimiento propio, en la de todo el mundo, así uno se siente mejor.

La Batalla de Anghiari

En octubre de 1503, Leonardo recibe lo que sería el encargo más importante de su vida. Pintar una escena de batalla de tamaño colosal para el Palazzo della Signoria (actualmente el Palacio Vecchio).
La intención de los dirigentes florentinos era conmemorar con la obra la victoria de los Florentinos sobre los Milaneses en 1440.

Si tal mural hubiese sido completado sería tan extraordinario como la última cena, asegura el autor. Leonardo, para variar, nunca lo termino (y aun se sigue buscando donde rábanos se encuentra, si fue pintado encima o está en una pared interior).  Existen múltiples relatos de pintores que fueron a ver la obra en construcción (incluyendo a Rafael), las propias notas de Leonardo (bosquejando la cara de soldados) y reproducciones posteriores.

La idea de pintar una batalla no era nueva para Leonardo, diez años antes, durante su estancia en Milán, había tomado notas sobre cómo debía hacerse. En sus estudios anota las formas de representar las emociones tanto de las personas como de los caballos. Del otro lado, estaba Miguel Ángel, pintando otra batalla que también está desaparecida. Las dos pinturas debían tener 7 metros de alto y 17 de largo. El contrato de Leonardo para la tarea fue firmado nada menos que por Maquiavelo.

Controversia: No todo podría estar perdido…

En 2012 se confirma la existencia de una cámara interior de aire de dos centímetros entre un mural de Vasari y la pared posterior. Se instala la controversia (hasta la fecha) si poner en riesgo el fresco de Vasari en la búsqueda del fresco de Leonardo. Se argumenta que Vasari jamás hubiera pintado encima de un fresco de Leonardo. Sabemos que fué uno de los biógrafos que colocó a Leonardo en un pedestal. Se perfora la pared para realizar estudios, el proyecto se prende fuego, no hay evidencia. Hasta allí llegaron.

Un dato que habitualmente me es útil es el que sigue. En mayo de 2019 se cumplirán 500 años de la muerte del maestro. Conviene, más bien, festejarlo en su cumpleaños, un 15 de abril.

Con las notas, se me ocurrió que podía armar algo interesante. Por ejemplo, ilustrar el pensamiento de diseño o todo aquello que hoy bien podríamos aprender de Leonardo. Bosquejé las primeras ideas en mi moleskine.

 

 

 

 

 

Anuncio publicitario

2 comentarios

  1. Extraordinario tu bosquejo. Gracias por compartir estas interesantes notas sobre Leonardo, genio indiscutible del Renacimiento. Saludos!

    1. @evelyn!! Muchas gracias por escribir aquí!.. aprovecho para saludarte. Estoy al tanto de tus travesías por Europa!!!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: